⭐ 3 Cuotas sin Interés ⭐ 15% off con transferencia ⭐ ⭐ Envíos GRATIS en compras desde $65.000 ⭐

Saltimbanqui somos vos y nosotros.
Nosotros somos Carla y Seba, compañeros de vida y creadores de Saltimbanqui, y un equipo de colaboradores que sigue creciendo.

Saltimbanqui es una marca de ropa de diseño para niños, nacida con el concepto de economía a escala humana. Buscamos originalidad y excelencia, creando prendas cómodas, funcionales, de calidad ¡y que los niños ellos aman usar!
Los colores son la parte fundamental de Saltimbanqui … cada color tiene su magia, su mensaje y nos hace sentir de manera diferente. Estamos convencidos de que tenemos que permitirle a los niños vivenciar el sentirse abrigados por todos los COLORES.
Creamos las prendas desde cero: elegimos las telas, prestando especial atención a los colores, en las combinaciones, en las texturas (amamos las telas suaves al tacto y que da placer tocar!!) y pensamos también en la practicidad: preferimos las telas que tienen algo de elasticidad y permiten el movimiento libre de los pequeños. También pensamos en la economía y la sustentabilidad: las prendas deben tener buena resistencia al alto uso y lavados frecuentes (pensamos que cuando te enamoras de una prenda, es muy feo que se vea desgastada al poco tiempo, o que pierda el color).
Y como sabemos que los niños crecen rapidísimo, diseñamos alternativas para que los modelos acompañen su crecimiento ¡y CREZCAN CON ELLOS!

Estamos disponibles para responder dudas y recibir sugerencias. Siempre que quieras podés contactarte con nosotros, te asesoramos en los talles, colores, modelos o lo que necesites. Nos importa mucho generar relaciones humanas más allá de la relación comercial.

Las prendas están hechas con amor, pensadas desde la empatía. Todo eso se siente al recibir y usar nuestras prendas (es lo que nos dicen cuando nos mandan hermosisímos mensajes de agradecimiento con fotitos de sus peques)

¡Te damos la bienvenida al mundo Saltimbanqui y esperamos que disfrutes las prendas tanto como nosotros!

Con cariño, Carla y Seba